NÁUTICA

Los motores marinos se utilizan en condiciones muy distintas a los motores de automoción. Funcionan a temperaturas mucho más bajas ya que sus sistemas de refrigeración utilizan el agua del entorno, lagos, ríos o agua de mar. Como resultado, mientras funcionan a plena potencia pero con el refrigerante a baja temperatura, estos motores crean depósitos espesos en las bujías, pistones y puertos. Esta es la principal razón por la que se necesitan lubricantes específicos especialmente formulados para aplicaciones marinas, para que tu motor funcione al máximo.

Las cookies nos ayudan a ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso de cookies. Más información

© 2018 Motul

cambiar país